Entradas

Entre baldosas amarillas, verdes y azules

Imagen
¡Encontré un sitio! Y en él estaba yo..

Sonreí tan grande, que la luz me sesgó la imagen, ennubeciéndola al cambio.. (inventar, ponerle nombre a las cosas, vivir como se siente)

Vi un señor frente a una silla de madera y mimbre con las patitas enlanadas a color. Vi su sonrisa. Me imaginé a sus hijos, a sus nietos... Me imaginé a mi abuelo. Lo vi en sus ojos. 

Y ahí estaba yo, paseando, frente a el.

Sentí el olor a incienso junto a los bares. Oí los vasos y el clinclinclin de la risa.

Vi gente enderezarse sobre sus pasos. Sentí las calles empedradas con pasos caídos a un lado (aú!) y al otro (-ou...!) dejando la rectitud del momento a la vuelta de la esquina. 

Me vi volver a caminar sobre baldosas   amarillas, verdes y azules

y al final de la calle lo entendí todo
(sí, ultimamente entiendo todo al final de los post)

Vuelvo a vender mis pasos.
Vuelvo a volar y a volar...
Vuelvo a los ratos que tanto eché de menos
Vuelvo, con un vuelco al corazón.
Vuelvo porque esto me gusta señores...

Muchísimo, Siempre.

"Hay que saber parar" escuché hace ya más de dos años.

Lo creí. Lo necesitaba tanto que ponerme a prueba fue más sencillo de lo que esperaba.

Y de repente cambió todo.

Murió mi abuela, aprendí a conducir y perdí todo el miedo a ser yo misma en cada instante.

...Te abracé mucho abuela, te di la mano, acaricié tu anillo tantas veces como quise mirar  tu cara y no pude. Cuidé de mi madre y de mitio; lloré poco. Quizá por eso ahora cada vez que te recuerdo me brotan las ganas.  Aprovecho el final de las películas más tristes como excusa para deshacerme y dejarte ir un poco cada vez más. No me importa quién esté delante. Expresarme dejó de ser un problema hace mucho tiempo. No me costaría nada responder que lloro porque te recuerdo. Hablo de ti muchas veces y te veo con todo tu caracter sobre la mesa, con tus rencores familiares, y con tu lealtad, tu amistad, tu cariño y todo tu amor. Recuerdo tus frases. Esas que siempre sabía acabar en mi cabeza cuando tú solo habías dicho la p…